Entrevista en Beat Valencia #116 (Feb. 2019)

“La música clásica no es producto de consumo rápido, te obliga a pensar, a informarte, al análisis, a la introspección y, por supuesto, a sentir”.

Los escenarios fueron desde muy pronto parte esencial de la vida de Jacobo Christensen. Pese a su juventud, el curriculum de este violinista valenciano ya da vértigo. Ha actuado en Estados Unidos o Suiza. Y en agosto le esperan varios conciertos en China. En el Palau de la Música de València se enfrentó a los tangos y aguafuertes porteños de Astor Piazzolla (repetirá el próximo 2 de octubre). Pero antes, el 1 de marzo en la Sala Matisse, interpretará junto a la pianista Elizabete Sirante una selección de obras de César Frank, Saint-Saëns, Sarasate y, de nuevo, Piazzolla. Una oportunidad deliciosa, también para aquellos no habituados a la música clásica.

Por Jorge Frutos, 26.02.19 | ver en PDF